Transportándome en un auto bus un día normal, soportando el tráfico y la música estridente característica de algunas unidades de transporte colectivo fui testigo de lo que les voy a narrar:

A unos asientos de donde iba sentado en la fila de al lado una madre con su hijo sentado en sus piernas contándole de lo que había hecho en el Kínder, los vendedores ambulantes aprovechaban el trafico para subirse a todos los buses y ofrecer sus productos ustedes ya saben:

  • Vaya el agua helada!!!
  • Le llevo la pomada que le quita la hinchazón, el dolor la picazón y hasta lo hace hablar ingles.
  • Vaya los dulces de coco, de leche y de frutas.

Al pequeño le era indiferente lo que ofrecían los vendedores hasta que aparecieron os dulces el rápidamente le pidió a su madre: “Mami Mami cómprame dulces y bombones” a lo que la madre le contesto con una voz enérgica “Ya le dije que no le estoy comprando nada ya vamos a llegar a la casa a comer” (Cuando yo fui niño detestaba que me dijeran eso :-/). Lo inesperado fue la respuesta del pequeño “Vos nunca me compras nada, le diré a la Novia de mi Papi que compre dulces” inmediatamente se escucho a la madre decir Niño Cállate!!!

Ha de las cosas que uno se da cuenta en el bus.

Anuncios